TAMMY ROITMAN

Updated: Jan 21

Constructora Con Responsabilidad | Mujeres Exitosas De Alto Nivel 2020


En toda niña existe la semilla de una mujer exitosa, y en el caso de Tammy Roitmann, esta premisa se ha cumplido puntualmente al convertirse en una destacada emprendedora de los más altos vuelos. Nacida en Colombia y radicada en Costa Rica, se graduó con honores como Licenciada en la carrera de Administración de Negocios con especialidad en finanzas por la Universidad Latina, institución costarricense de gran renombre.


Tammy Roitmann desarrolla su talento como emprendedora al fundar la empresa “Serviglobal”, dedicada a la administración, proyección y ejecución de proyectos Inmobiliarios; y gracias a su profesionalismo y visión, logra cimentar importancias alianzas con empresas multinacionales, llevando el éxito local a los más altos niveles internacionales; es así como Tammy se abre camino en Miami para abrir una nueva y muy exitosa página en su ejemplar trayectoria.


Además de su éxito profesional, Tammy desarrolla su vocación altruista al lado de las Damas Israelitas, organización filantrópica con la cual implementa una destacada labor para dotar de implementos y equipos médicos a los barrios más pobres de la Ciudad de San José. Una causa que debe ser honrada.

Para ella no existen fronteras cuando se trata de cimentar, construir y concretar sueños.


¿Cómo te sientes como líder en este mundo en donde ahora la mujer está cobrando más responsabilidad y poder?

El mundo del desarrollo y la construcción es un mundo manejado en su gran mayoría por hombres. Adicionalmente, cualquier inversor en un proyecto inmobiliario está invirtiendo grandes cantidades de capital con el riesgo que la construcción implica.


Por lo anterior, cuando alguien invierte en un proyecto manejado por nuestra empresa, está confiando en la iniciativa, capacidad de liderazgo y capacidad de toma de decisiones que nos han caracterizado por tantos años. He tenido la grandísima suerte de haber coincidido con empresarios que me han dado esta oportunidad, y con el tiempo haber podido demostrar que se han logrado los objetivos.


El camino no ha sido fácil, he aprendido muchísimo gracias a la gente que me rodea, tanto los mismos socios, e inversionistas, como profesionales con los que he trabajado por varios años; siempre he utilizado el sentido común y la rectitud.


Soy una luchadora innata, no me rindo fácil, y peleo por los intereses de mis clientes, mis socios y proyectos como si fueran míos. Estoy consciente que como mujer, y madre de dos hijas, tengo en mis hombros el doble de responsabilidad, la doble presión de no fallar, de que aunque sé, que la mayoría de veces los resultados no dependen de mí, es demasiado importante perseverar, no rendirse, no eludir responsabilidad y trabajar duro.


Me encanta lo que hago, y estoy muy consciente que de mi buen desempeño depende mucho el abrir o cerrar las puertas a otras mujeres, y estoy comprometida a dar lo mejor de mí para que mi ejemplo las inspire y ayude en su camino.

¿Cuándo fue ese momento en el que te diste cuenta que habías logrado destacar en tu área de interés?

En el año 2008, estaba embarazada de mi segunda hija y por situaciones diversas la persona que se iba a encargar de la gerencia del desarrollo, consiguió otro trabajo y nos dejó; pero personas muy cercanas a mí ya habían invertido. Es ahí cuanto tuve que asumir la responsabilidad y liderazgo total para sacar el proyecto adelante.


Lamentablemente, siendo mi primer proyecto se juntaron todas las variables negativas que podrían suceder: la crisis mundial inmobiliaria del 2008 en donde las tasas de intereses bancarios se duplicaron, y todo el tema de tramitología e infraestructura de agua en la zona de Guanacaste se complicó. Este caso para mí fue un doctorado; atacamos cada una de las situaciones y logramos construir 48 apartamentos.


A partir de ahí, entendí que si había logrado superar estos obstáculos, cualquier proyecto a futuro era posible, y tuve la confianza de saber que podía repetir este tipo de proyectos y que este era el camino ideal para Serviglobal.


¿Qué significa para ti ser un líder?

Para mí un buen líder es la persona que tiene una idea clara, un objetivo, y logra mover las piezas para volverlo una realidad. Un líder íntegro debe ser una persona auténtica, honrada, valiente, que asume responsabilidad y toma decisiones con firmeza y determinación. Es importante tener carisma, trabajar en equipo y delegar. Para esto, un líder debe valorar a la gente, ser justo y reconocer los defectos y virtudes de cada uno y de sí mismo. Nunca debe aprovecharse de nadie.


Adicionalmente, el líder debe saber maximizar los recursos, sacarle el mejor provecho al tiempo, siempre ver el futuro y estar listo y abierto para las nuevas oportunidades.

¿Cuál ha sido el momento y decisión crucial en tu carrera que cambió tu vida y te llevó al éxito?

Cuando decidí abrir mi propia empresa. Empecé a incursionar en el mundo inmobiliario aun sin haber terminado mis estudios universitarios.


¿Cuál sería tu consejo para las mujeres que buscan sobresalir, emprender o tienen la voluntad de ser líderes?

El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal, lo que realmente cuenta es el valor para iniciar, continuar y buscar diferentes caminos.


Cuando una ventana se cierra muchas puertas se abren, no quedarse enfrascado en algo sino aceptar la situación y buscar otra manera. Aprovechar los buenos momentos y no inquietarse por los malos, de todo uno aprende.


Los verdaderos tesoros no están en la arena, sino en el fondo del océano; implican sacrificio, trabajo, paciencia y perseverancia.


No te desesperes ni te conformes. Aprende a ganarte el respeto, defiende siempre tu dignidad y autoestima, esto no es negociable.


Nos volvemos exitosos por lo que logramos pero nos volvemos felices por lo que damos. Nunca dejes de ayudar al prójimo, ni de hablar o actuar cuando veas una injusticia.


Estamos en el siglo XXI, ya es hora que las mujeres logremos un cambio radical. Tenemos un compromiso con el mundo de levantar la voz por todas aquellas mujeres que lamentablemente todavía no pueden.

“He aprendido que la vida es un constante cambio, una aventura y no un viaje organizado. Siempre tomar decisiones con determinación y coraje, no apegarse a nada material y luchar por ser feliz. Rodéate de gente que no cuestione tus sueños sino que quiera ser parte de ellos.”