LA ARQUITECTURA PARA EL DEPORTE

Una Fusión De Trabajo En Equipo


La arquitectura y el deporte están ligados de muchas maneras ya que ambos son necesarios para tener una buena calidad de vida. Muchas obras y espacios arquitectónicos se unen al tener relación con los distintos deportes y en este caso en particular, mencionaremos el diseño de espacios deportivos siendo esta, otra forma de expresión artística.


Todos recordamos los resultados de los eventos deportivos, pero son pocos quienes se fijan en los lugares en donde se llevaron a cabo. Sin embargo, los arquitectos están apostando cada vez más por atraer a las audiencias a través de su diseño.


Ahora vemos diseños sustentables, con la intención de maximizar la cantidad de sombra, ventilación móvil que permite que llegue aire a la cancha, cerrar o abrir por completo los domos, adaptándonos a las condiciones climáticas, al igual que tecnología avanzada, como asientos enfriadores”, paneles solares que alimentan el 100% de la iluminación del estadio, campo visual, así como seguridad de los aficionados.

El primer estadio del que les quiero platicar es el estadio de futbol Aviva, ubicado en la ciudad de Dublín, con un diseño que impresiona a cualquier espectador, La tecnología de este estadio trata de apoyar a la ecología de una manera muy original: Atrapa el agua que cae por la lluvia y la almacena en sus sótanos, después esa agua se usa para regar el césped y para las instalaciones sanitarias del estadio. Diseñado por el arquitecto Scott Tallon Walker en 2010.


Seguimos con uno de los edificios más conocidos: El Centro Acuático de Londres, diseñado por Zaha Hadid Architects. El concepto –formado por la geometría fluida del agua en movimiento y expresada fuertemente en la curvatura del techo, complementa el paisaje aledaño de río del Olympic Park. Las albercas tienen la novedad de reducir las turbulencias que se producen al nadar, estéticamente salta a la vista que el recinto es bellamente innovador. Este centro fue el sitio de los eventos de natación durante los Juegos Olímpicos de Londres de 2012.

Estadio Nacional de Pekín, construido en 2008, simplemente viendo su exterior se sobreentiende porque es popularmente conocido como El Nido. Se levantó con vigas de acero con el fin de ocultar los soportes de su techo retráctil, así como la posibilidad de soportar un sismo de gran magnitud. Se trata de una de las maravillas de la ingeniería clave del mundo de hoy. Fue diseñado por la pareja de arquitectos suizos Herzog & de Meuron, y el arquitecto chino Li Xinggag quien se inspiró en estudiar la cerámica china. El graderío de hormigón, que se ilumina de color rojo por la noche, dota de una gran personalidad a este gigante de las competiciones deportivas. En 2022 volverá a ser el epicentro de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno.


El último ejemplo que les quiero contar es el Estadio Olímpico de Múnich, del alemán Frei Otto, quien gano el premio Pritzker (principal premio de arquitectura en el mundo). Su deseo fue conseguir el mínimo impacto sobre el parque, experimento con carpas de malla de cable, la caída del cable no provenía de procesos físicos naturales, sino de un diseño preconcebido ya que debía adaptarse a una forma previamente diseñada por el ganador.

“Es la elegancia que el ojo descubre en lo que, lejos de imponerse al medio, se adapta a él”, comento el arquitecto.

Una de las premisas de toda buena arquitectura es adaptarse a las necesidades de uso. Y precisamente el uso deportivo es uno de los más antiguos, como ejemplo Olimpia y Delfos, auténticas ciudades deportivas.

El legado arquitectónico que han dejado las olimpiadas y los mundiales de futbol nos ha permitido dejar historia en el diseño atemporal en todas las ciudades del mundo, pero de igual forma nos hace reflexionar sobre cómo cada vez nos esforzamos más, en que un proyecto sea sustentable y amigable con el medio ambiente. La tendencia en la arquitectura de estadios, seria reintegrar estos enormes edificios con un entorno urbano. Porque si el deporte tiene un importante elemento unificador, de la misma forma estos estadios deben ofrecer más a la comunidad, respetando su entorno.