EL SUEÑO DE MAMÁ, ES MI PRÓXIMO DESTINO

Destinos para viajar con mamá

Todos hemos viajado alguna vez. Viajar ha sido la mejor manera de sobrellevar la vida. Eso de conocer lugares, probar nuevos sabores con gastronomías de otras culturas, apreciar atardeceres para enamorarse, bailar en una playa alrededor de una fogata mientras el viento te desnuda la vergüenza, dormir en camas desconocidas, hacer selfie con fondos de extraños asomados, comer helado en invierno, disfrutar de un verano en enero al sur del planeta y de otro en julio al norte de tu vida y en la mayoría de los casos, darte golpes contra los idiomas que crees entender; es posiblemente todo lo que queremos repetir en nuestras vidas.


Viajar es así, es la aventura que buscas, es el amor que aún no llega; salir al mundo expulsando a esa soledad que te acompaña en casa, es sin duda, el sentir más amplio de cualquier maravilla incólume de la existencia. Es una experiencia tras otra que desde niños vivimos, cuando nuestros padres nos llevaban de paseo, por ejemplo, a la playa, siendo el viaje más frecuente para quienes crecimos en países de grandes costas. Quizás, ahora mismo, algunos de ustedes están recordando aquellos días en los que las vacaciones era lo mejor que nos pasaba.


En estos tiempos en los que el mundo aprendió a coexistir en formas distintas poco tradicionales, se ha convertido en una proeza estar junto a nuestros seres amados, abrazarlos y disfrutar con la persona más importante en la vida de todo ser humano, como lo es nuestra madre. Sin embargo, no existe frontera que detenga el amor entre madre e hijo.


Por supuesto, que viajar es la respuesta. Pero hay otras interrogantes que debemos hacernos.


¿A dónde te gustaría ir con mamá? ¿Qué tipo de madre es la tuya?

Destinos para llevar a esta maravillosa mujer hay muchos. Paris es uno de los predilectos por todo lo que se dice de esta ciudad, ya sabes “la ciudad de la luz y del romance”. Si tu madre es romántica y dulce, debes llevarla a conocer esta ciudad. Además, hay miles de ofertas con planes ideales para grupos familiares, de ubicaciones adecuadas cerca de los principales sitios turísticos y de la estación del metro “La Motte-Picquet – Grenelle”. Estos espacios de hospedaje tipo apartahoteles cuentan con lo necesario, y siempre hay cerca una panadería de excelencia francesa para disfrutar de los mejores croissants en el desayuno, que sin duda tu mamá adorará comer sentada al pie de la ventana de cristal con vista a la Torre Eiffel o quizá a los Campos Elíseos. Personalmente, prefiero hospedarme en estos hoteles porque guardo la intimidad de casa con el servicio hotelero próximo a todo.


La calidad siempre según el precio, pero hay opciones desde 70€ a 250€ la noche para hasta 4 personas. Créanme, este es un viaje que dejara en ti una sensación inolvidable, porque hay mucho por hacer en Paris. Visitas a Iglesias con arquitecturas que solo has visto en películas, almacenes que de verlos tu madre estará en saltos, las Galerías Lafayette y a poco menos de un km., esta Moulin Rouge; entrar allí con mamá tiene su código, ya que no es lo mismo que llevarla al Disneyland Paris, pero te aseguro que será un viaje inolvidable para ambos.


Claro está, que Francia guarda parajes increíbles que dejarían a tu mamá con emociones que difícilmente podría expresar sin cantar y bailar, como la Costa Azul, ya que muchos afirman que esta es una de las regiones más maravillosas de toda Europa. Tendrías que contar con muchos más días de vacaciones y por supuesto un presupuesto más holgado. Niza y Saint Tropez dejan a cualquiera sin palabras, pero con eternos suspiros.


Así que, destinos por el mundo hay muchísimos, con una lista enorme de lugares interesantes con actividades en algunos casos que no son de interés para jóvenes, pero si para una mamá con mucho que soñar. Quizás New York, la ciudad del encanto para algunos, la capital del mundo para otros, con el impresionante Times Square; esta zona encantará a esa madre moderna, actual, activa, con pasión por el arte moderno. Además, es indiscutible, ella debe subir al teleférico y conocer Manhattan desde allí, no sin antes pasear en carruaje por el Central Park.


Sin embargo, yo prefiero Ciudad de México, porque está siempre entre “los pendientes” como una opción de viaje para las amantes de la historia y las artes. El Palacio Nacional, el Palacio de Bellas Artes, la Casa de los azulejos y la Catedral son solo algunos de los lugares para visitar. Es un destino lleno de múltiples opciones. Recomiendo tomar un tour a elección de las preferencias de tu mamá. Todas las posibilidades son absolutamente buenas. Hay mucho por hacer en esta ciudad con actividades gratuitas. Pero si tu mamá es un poco más activa y le gusta comer y beber a lo bueno, hay quinientos mil lugares donde disfrutar de un extraordinario tequila. Después de eso la verdad tomaría un avión y llevaría a mamá a darse un masaje a la orilla del mar y broncearse en las arenas blancas de Playa El Carmen.


Siendo uno de los destinos turísticos por excelencia y ubicada en la Rivera Maya, Playa El Carmen se centra a 70 km., al sur de Cancún y a 65 Km., de Tulum. La vida transcurre siempre con ánimo, excelente clima, una vida nocturna que encantará a mamá y le dejará expresar mucho de lo que no ha podido, al tiempo de divertirse como nunca. En sus aguas se encuentra el arrecife de coral más grande del mundo, con una fauna marina impresionante. Pero esas aguas cristalinas de azul turquesa se aprecian bien desde la orilla con especial atención en el sinfín de servicios de los que pueden disfrutar juntos entre cocteles y una gastronomía de alto nivel.


Viajar con mamá, es sin duda una experiencia que no tiene comparación. Seguramente hay infinidades de destinos que querrás visitar con tu madre, porque sabes que ella ama viajar y en años no ha podido realizar ese viaje con el que tanto a soñado. Es por eso que, debemos hacernos una última interrogante: ¿Cuál es el destino de su sueño? Porque la realidad es que queremos decirle cuanto la amamos a través de este viaje y que se sienta feliz viviendo una experiencia maravillosa.


Y es que ella es así, es la expresión misma de la nobleza y todo cuanto le des poco o mucho, para ella será una recompensa magnifica de la vida. Antes de comprar boletos de avión a Paris, New York o México, conversa con tu madre y pídele que te cuente que ha soñado hacer toda su vida y encárgate de cumplir ese sueño porque aun cuando creas que sabes lo que ella desea, es posible que te sorprenda saber que un atardecer juntos y conversando; una buena película y un buen vino; un paseo por la playa, un café en la terraza; un día viendo las fotos y videos de cuando eras niño o tu visita constante y segura para consentirla con tus locuras; será suficiente para hacerla feliz.

Pero, no dejes de llevarla a Paris.