EL COLOR NEGRO


El color negro es el más emblemático y ha sido utilizado a lo largo de la historia del mundo de la moda. Es tanta su importancia, que es imposible no percatarnos de cómo los grandes iconos de la moda y las más famosas estrellas de los escenarios, lucían sus mejores galas envueltos precisamente en el color negro.

En nuestro vestuario, los colores juegan un papel muy importante, por ello, se debe saber escoger los colores adecuados para el bien vestir.


Existe la costumbre de creer que algunos colores son los adecuados para una u otra temporada : los tonos cálidos e intensos (como el amarillo, el naranja o el rojo) consideramos que son los adecuados para el verano, mientras que los colores fríos y apagados (como el gris, el marrón o el negro), pensamos que deben reservarse para el invierno… Pero nada más lejos de la realidad: los tonos oscuros también pueden utilizarse exitosamente en los meses calurosos…y por ello, me propongo demostrárselos.

En efecto, hablamos del color negro que es sinónimo de elegancia y sobriedad, es favorecedor y discreto; este tono, el más oscuro de la paleta cromática, puede quedar muy bien incluso en verano, cuando hay más luz y la calle se llena de colores vivos e intensos, por lo que contrasta y destaca sobre todo tipo de pieles y es fácilmente combinable con cualquier otra accesorio.

Ya lo decía Christian Dior: “El negro es el color que más adelgaza de todos. Es el más halagador. Lo puedes usar a cualquier edad. Lo puedes usar casi para cualquier ocasión”.

En efecto, fue a partir de la edad Media, cuando el color negro se impuso en la moda de los nobles y por lo tanto, su valor fue en aumento.


Con el descubrimiento de América, también se descubrió un color negro (muy intenso), que aún se utiliza en el siglo XX.


Alrededor del año 1900, era muy usual ver a las novias vestidas de negro. Esto se debió, en gran medida, a que en épocas de escasez, un traje negro podía reconvertirse, lo que no sería posible hacerlo con uno de color blanco.

En la actualidad, el color negro equivale a elegancia por excelencia. Esto se aprecia sobre todo, en la moda conservadora masculina, en la que los trajes son siempre negros (como el frac, esmoquin…).

Por otra parte, si queremos hablar de la moda en este color, es necesario rescatar el nombre de Coco Chanel, quien creó el llamado “pequeño negro”: un vestido negro corto, que servía para todas las ocasiones formales.


El gusto por el color negro en la moda, viene por una cuestión simple: los vestidos y trajes negros poseen un efecto delimitativo, hacen que el que los viste destaque y adquiera importancia, no necesita ornamentaciones de colores ya que tiene la personalidad suficiente.


El color negro da individualidad y es independiente de la moda.

Si ya te decidiste a usar un atuendo completamente negro, debes innovar para darle un toque diferente. Por ejemplo, es excelente idea usar zapatos de un color llamativo, que le darán vida al look.

Si te gusta el color negro, pero lo consideras demasiado sobrio, puedes elegir por ejemplo un vestido negro (como color principal), pero que sea asimétrico y de polipiel, para crear un efecto rebelde.

No fallan los que tienen detalles de encaje, jacquard y otros elementos clave de la temporada Primavera Verano, como el terciopelo o las lentejuelas.


Para lucirlo en el verano 2021, apuesta por un total- Black Look -con unos jeans y una camiseta a juego o un mono o peto de este color, o incorpóralo a tus looks veraniegos, con prendas sutiles y fresquitas: un top lencero negro, una minifalda vaquera de este color, un vestido de vuelo con transparencias, o uno ajustado, una falda plisada, o unas bermudas; con prendas de este color, aportarás el toque justo de sofisticación y elegancia a cualquier outfit que pienses.


Hemos hecho un repaso de algunas de las claves para lucir el negro con mucho estilo en invierno o verano, y también de las prendas más bonitas del momento de este color tan favorecedor y apreciado en todo el mundo. Si te gusta tanto como a mí ¡anímate! Vestir con colores oscuros como el negro, el azul marino, el verde botella, etc., aportan sensualidad, elegancia y seriedad. Sea cual sea la ocasión, los tonos oscuros siempre son un buen aliado.